Con la nueva ley de vivienda el IPC ya no será utilizado para actualizar los precios de los alquileres, te contamos cómo se actualizará el precio de los alquileres a partir de ahora.

Adiós al IPC para actualizar los alquileres, así lo afirma una de las nuevas medidas de la Ley de Vivienda 2023. Una normativa que entró en vigor el 26 de mayo y que tendrá, entre otras medidas, la limitación de la subida de los precios del alquiler, antes regida por la Ley de Arrendamientos Urbanos. Para ello, durante 2023 y 2024 se han pactado unos incrementos máximos (aunque con excepciones) y se espera que para 2025 se cree un nuevo índice de actualización del alquiler. Este nuevo índice será «más estable que el IPC y también más bajo». Desde Fotocasa analizamos la nueva normativa y te explicamos cómo se actualizarán los precios de los alquileres a partir de ahora.

¿Qué es la actualización de la renta del alquiler?
La actualización del precio del alquiler es una cláusula contemplada en la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU) por la cual, cada vez que el contrato cumpla un año – si esta cláusula está incluida en el contrato de alquiler – se actualiza el precio de la renta para adaptarla a la economía actual. Aunque la LAU no indicaba qué índice se debería utilizar para la actualización de la renta, sí que indicaba que nunca podría ser una subida de precio superior al IPC (el indicador de la inflación).

La actualización del precio del alquiler es una cláusula por la cual cada vez que el contrato cumpla un año se actualiza el precio de la renta para adaptarla a la economía actual.

Así, la gran mayoría de contratos estaban referenciados por el IPC y, cada vez que el contrato cumplía 12 meses, su precio se actualizaba acorde a este porcentaje.

Ejemplo de cómo funciona la actualización del precio del alquiler con el IPC
Si firmamos un contrato en marzo de 2020 por un alquiler mensual de 1.000 euros, en marzo de 2021 se cumpliría la anualidad y el casero utilizaría el porcentaje del IPC del mes anterior (febrero 2021) para subir la mensualidad. En este caso, en febrero de 2021 el IPC era del 1,3%, por lo que el propietario subiría 13 euros al mes el alquiler, quedando un total de 1.013 euros mensuales hasta marzo de 2022, cuando se volvería a repetir la actualización con el IPC del momento.

Cómo será la actualización del precio del alquiler en 2024
Con la nueva Ley de Vivienda 2023 a partir del 1 de enero de 2024 y hasta el 31 de diciembre de ese año, el IPC dejará de estar vinculado a la actualización del precio del alquiler. A cambio, se topará a un máximo del 3%, el cual será obligatorio tanto para pequeños propietarios como para grandes tenedores de vivienda.

La ley de vivienda en el BOE en la Disposición final sexta indica que «el incremento de la renta será el que resulte del nuevo pacto entre las partes, sin que la variación anual de la renta pueda exceder del tres por ciento» tanto para grandes tenedores como para pequeños propietarios e independientemente de si la vivienda se encuentra en una zona tensionada o no.

Para un alquiler de 1.000 euros al mes, el máximo que se podrá subir será un 3%, es decir, 30 euros mensuales, quedando una renta de 1.030 euros al mes.

Fuente: Fotocasa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *