Compartir

Los expertos prevén que el interés actual por la compraventa de viviendas seguirá al mismo nivel a lo largo del año y destacan la oportunidad de precio y de financiación para los pequeños ahorradores

El mercado inmobiliario español es estable y maduro, hasta el punto de resistir estoicamente el revés que ha supuesto la COVID-19. Según los datos aportados en marzo por la compañía de valoración inmobiliaria Tinsa, el precio medio de la vivienda nueva y de segunda mano se mantiene en niveles similares a los de hace un año y asienta la recuperación general iniciada a finales de 2020. Así, en febrero, el crecimiento interanual del precio de la vivienda fue del 0,7%. 

“El precio ha aguantado bastante bien. De hecho, los precios no suelen corregirse demasiado, porque este es un mercado muy maduro y se mantiene estable”, afirma José Manuel Pedregal, Director de Soluciones de Financiación de Banco Sabadell, en el Podcast de Banco Sabadell. Para la Federación Nacional de Asociaciones Inmobiliarias (FAI), de cara a 2021 se prevé un despegue lento, pero más optimista, sobre todo a partir del segundo semestre, alcanzando el medio millón de ventas al cierre de año.

Este 2021 volveremos a la tendencia de estabilización iniciada en el segundo semestre de 2019”, explica José María Alfaro, coordinador general de la FAI. Para este experto, las principales razones son “los precios de partida –todavía por debajo de los máximos de 2007–, la buena rentabilidad de los inmuebles y el buen momento para endeudarse con una hipoteca”. La desescalada ha hecho que “se esté viviendo un momento de mucho dinamismo y en el que la demanda se ha despertado con mucha fuerza”, apunta por su parte Anaïs López, directora de comunicación de Fotocasa y Habitaclia.

Las razones para cambiar de vivienda

La población sigue interesada en comprar y en vender. “Cuando uno da el paso de cambiar de vivienda, el factor precio no hace variar esa decisión”, afirma Pedregal. “Es algo mejor momento para comprar que para vender por la pandemia y la incertidumbre económica, pero, en cualquier caso, las dos cosas están fuertemente conectadas, porque gran parte de las operaciones son cambios de casa”, destaca el coordinador de la FAI. La clave es encontrar el coste de oportunidad óptimo y asesorarse por especialistas.

Para López, “el coronavirus no está haciendo que los propietarios bajen los precios de sus viviendas para venderlas”. La directora de comunicación de Fotocasa y Habitaclia considera que las leves subidas de precios continuarán durante este año, “ya que el interés por la compra de vivienda es elevado y, ahora mismo, para el pequeño ahorrador es un buen momento para hipotecarse porque el euríbor está en mínimos históricos”. Al margen de algunas fluctuaciones, los expertos no esperan grandes caídas ni tampoco grandes subidas de los precios.

El sueño de más espacio, luz y exterior

Lo que sí ha traído la pandemia es un interés especial por viviendas distintas, cosa que ha influido en las que están experimentando mayores subidas del precio. “En términos generales, la cara son las viviendas con mayor superficie útil, así como con espacios exteriores y privados y periféricas a las grandes ciudades, mientras que la cruz son los pisos sin terraza y/o interiores con una baja eficiencia energética ubicados en zonas céntricas o envejecidas”, comenta Alfaro.

Durante el confinamiento la mayoría de los ciudadanos deseaba tener una terraza, alguna habitación más o un chalet, lo cual se ha trasladado a la tipología de búsqueda de viviendas por internet. En Fotocasa, los pisos representan el 52% del total de búsquedas, aunque estas han descendido un 14% y es la única tipología que ha caído desde el estallido de la pandemia. “Las fincas rústicas, los chalets y las casas adosadas son las tipologías que más están creciendo en la búsqueda de nueva vivienda”, destaca López, aunque aún queda tiempo por delante para que estos cambios se consoliden.

En la actualidad, hay una vivienda tipo más demandada. “Se trata de una vivienda de 100 metros cuadrados, con tres habitaciones y terraza”, explica Alfaro. “Los cambios en el modelo de vivienda vendrán de la mano de los espacios diáfanos y exteriores, así como por la accesibilidad para personas con movilidad reducida y la eficiencia energética”, comenta a futuro. Según él, el gran reto de la vivienda de segunda mano en España es el mantenimiento, el cual pasa por renovar los muebles y hacer los espacios más eficientes en términos de comodidad y de energía. 

La decisión de compra: ¿Qué tener en cuenta?

En ocasiones, a casi todos los compradores les asalta la duda sobre si están tomando la decisión correcta. Para Pedregal, la respuesta es clara: “Si no hubiera operaciones de compraventa en el mercado de viviendas, tendrías dudas sobre si la vivienda que estás comprando tiene el precio que corresponde. Pero cuando hay mucha operación de compraventa, como en el entorno urbano, los precios de compraventa están muy tasados. Si la compra encaja en lo que necesitas y en lo que tú puedes pagar, siempre es una buena adquisición”. 

Para Anaïs López no es mal momento para vender si el producto se adecúa a los gustos imperantes, pero “si se adquirió la vivienda en los años del boom inmobiliario, sí que se va a tener que vender por debajo del precio al que se compró. Los precios han caído un -37% desde entonces”. En ese sentido, el Director de Soluciones de Financiación de Banco Sabadell explica en el Podcast de Banco Sabadell que cuando se produce una corrección de precios en el mercado, “si hemos comprado antes, probablemente ahora vendamos a un precio peor del que habíamos comprado, pero si con esa venta volvemos a invertir, compraremos con una situación más económica”. Respecto a la financiación, Pedregal aconseja limitar los riesgos y evitar la incertidumbre. “Para una familia, con una deuda tan importante como la hipotecaria, suele ser más conveniente poder adquirirla a un tipo de interés fijo. Lo cual permite asegurar que la carga de esa cuota no va a variar”, recomienda, aunque, reconoce que “lo más importante es que encaje en el proyecto vital porque la hipoteca no es un fin, es el medio. El mercado hipotecario en España es muy competitivo y es muy difícil equivocarse”.

Fuente: https://estardondeestes.com/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *