Compartir

Tras una tendencia que empezó con el confinamiento, los españoles buscan hogares más adaptables y cómodos, con un modo de vida más orientado hacia el interior de los hogares y con el teletrabajo como gran protagonista.

La relación de los españoles con sus hogares ya no es la misma. La COVID-19 ha supuesto un cambio de paradigma sobre un modelo de vida enfocado hacia el exterior -tanto a nivel laboral, como social y de consumo-, hacia un desarrollo más centrado en el interior. Se trata de una tendencia que comenzó a raíz del confinamiento, y que ahora, ante el temor a las nuevas restricciones e, incluso, a un segundo confinamiento, ha vuelto a impulsar la inversión destinada al cuidado y mejora de los hogares. 

En este contexto, la actividad en los comercios de bricolaje y hogar en septiembre ha sido un 60% superior que en el mismo periodo del año anterior. Así lo reflejan los datos de Pulso, la herramienta de Banco Sabadell que, a través de las interacciones con Terminales de Punto de Venta (TPV) del banco, permite analizar en tiempo real la evolución económica.

¿En qué invierten más los españoles? Tras meses de encierro, los usuarios buscan casas más grandes y abiertas, con espacios al aire libre como balcones o terrazas. Pero, más allá de la idea de cambiar de casa o de las grandes reformas, todo apunta a que, en cuanto a la estructura del hogar se refiere, el cambio más cotizado ha sido contar con un buen aislamiento. Según los datos de Habitissimo, las instalaciones de carpintería (ventanas) de PVC han sido la obra más demandada, con un crecimiento del 80% en agosto, con respecto al mismo periodo del año anterior. 

Imagen de pexels

Nuevos muebles para adaptar los hogares

Además de las reformas estructurales, el cambio de rutinas y la llegada del teletrabajo han impulsado la venta de muebles, cuyo crecimiento en septiembre fue del 43% respecto al mismo mes de 2019, según los datos de Pulso. En este sentido, Francesc Julià, director de marca en Kave Home, apuesta por los muebles flexibles, con diferentes usos, sostenibles y de calidad para esta nueva necesidad. Así lo explica en el Podcast de Banco Sabadell, donde señala que la COVID-19 ha potenciado una tendencia que ya estaba surgiendo. “La mayoría de las casas no estaban preparadas para pasar tanto tiempo como el que hemos tenido que pasar”, sentencia Julià. 

Y es que pasar mucho tiempo sentado frente al ordenador y un período prolongado de estrés son factores clave en la aparición de molestias y dolores musculares, según la Asociación Española de Fisioterapeutas. Si a ello se le une la falta de un mobiliario adecuado, se obtiene la ecuación perfecta para no desarrollar correctamente la actividad profesional. Así, las sillas de oficina son el ejemplo más claro de un mueble que muchos españoles han necesitado incorporar a sus viviendas en los últimos meses. “Pero el replanteamiento ha ido mucho más allá, -explica Julià- ya que, invertir en interiorismo es igual a invertir en calidad de vida y confort”. Pero también se habla de escritorios o de productos de almacenaje, unos activos que, una vez que finalice la jornada laboral, puedan seguir siendo de utilidad y no rompan con la estética del hogar. Con todo, hay que tener en cuenta que los muebles ya no son “para toda la vida”, sino que el consumidor camina más hacia un concepto de adaptabilidad. 

La compra online, en niveles históricos

A pesar de ser un sector que hasta ahora ha contado con ciertas dificultades para el desarrollo del comercio por internet, al igual que ha ocurrido en la mayoría de industrias, la crisis del coronavirus ha impulsado la compra online de productos para el hogar. En concreto, el crecimiento ha sido de un 80% interanual, según los datos de la Asociación Nacional de Distribuidores de Cerámica y Material de Construcción (Andimac). Según el estudio realizado por la patronal, al margen de los electrodomésticos, los productos para el mantenimiento y la mejora del hogar que más se han vendido por internet desde que se decretó el estado de alarma son los ligados al ámbito del bricolaje y de la ferretería, si bien también a componentes del ámbito de la reforma y de las instalaciones.

No obstante, se calcula que el sector de las reformas podría caer hasta un 22% en el conjunto del año, según las previsiones de la patronal. Aunque la actividad ha crecido en los últimos meses y los datos han sido mejor de lo esperados por los protagonistas del sector, los españoles gastan menos. Los datos de Pulso sitúan el ticket medio de compra del último mes en comercios de bricolaje en 58 euros, un 11% menos que en el mismo periodo del año anterior. Algo similar ocurre con el gasto en muebles, y es que pese a que tal y como hemos comentado, la actividad comercial del sector ha crecido, el gasto de cada compra ha caído un 10% interanual, hasta los 201 euros de media.

fuente: https://estardondeestes.com/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *