Compartir

Con la crisis del coronavirus, muchas familias se han dado cuenta de que su casa no se ajusta a sus necesidades, ya sea por el tamaño, la distribución o la falta de espacio exterior. Sin embargo, y a pesar de que un porcentaje importante de españoles quiere cambiar de casa, pocos están convencidos de que podrán tener un nuevo hogar a corto plazo.

Según un estudio realizado por el grupo Análisis e Investigación y publicado por Uponor, empresa especializada en suelos radiantes y geotermia, hasta un 40% de los españoles encuestados quiere cambiarse de vivienda tras la llegada del coronavirus, mientras que casi la mitad tiene intención de hacer reformas o mejoras en su vivienda actual, principalmente en la cocina y el baño. 

No obstante, solo la mitad de los que buscan una nueva vivienda confía en poder mudarse: apenas el 8% está convencido de que encontrará un nuevo hogar en los próximos 12 meses y otro 12% considera probable el cambio. Un 39%, sin embargo, afirma que no se va a cambiar.

El perfil del demandante de una nueva vivienda es un inquilino de menos de 45 años que reside en un piso de menos de 70 m2, y cuyo deseo es encontrar una vivienda de mayor tamaño y que cuente con una zona exterior, ya sea un jardín o una terraza.

“La variable que más influye en el cambio de vivienda es el tamaño de la misma, ya que, a menos m2, mayor es la intención de cambio, sobre todo si se trata de alquiler. Por otra parte, la intención de cambio disminuye a medida que aumenta la edad: solo el 26% de los mayores de 65 años desean cambiarse de casa, y son precisamente las mujeres en un 32% de las que se encuentran en este rango de edad, las que estarían más dispuestas a cambiar, siendo los hombres más inmovilistas a la hora de mudarse”, apunta el estudio.

Tras el tamaño y el espacio exterior, tan necesario en un confinamiento, empiezan a cobrar relevancia otros requisitos como la eficiencia energética de la vivienda para ganar confort y reducir el consumo de energía, factor por el que estarían dispuestos a pagar más.

A la hora de definir los factores que influyen en que un hogar sea confortable, los encuestados apuntan al sistema de climatización, que junto a la tranquilidad de la zona y a la iluminación natural es uno de los tres elementos que más peso tiene. La importancia de la climatización para el confort de la vivienda aumenta con la edad”, añade el documento. que también detalla que muchos demandantes de viviendas estarían dispuestos a pagar un ‘plus’ por una casa eficiente.

Según calcula el estudio, el 60% de los encuestados pagaría por un sistema de climatización que consuma menos y que permita un ahorro de energía del 25%, y más de la mitad por un sistema de climatización que emita menos dióxido de carbono (CO2) a la atmósfera y, por tanto, tenga un menor impacto medioambiental.

La edad de los demandantes de vivienda también determina las preferencias a la hora de buscar otro hogar. Por ejemplo, el colectivo más joven se decanta por inmuebles bien ubicados y con mucha luz natural, a pesar de que ello conlleve un tamaño reducido, mientras que la franja de entre 35 y 44 años tiene preferencia por las viviendas grandes y con jardín. En cambio, para los mayores de 64 años los principales requisitos son que sea una vivienda pequeña, de nueva construcción o en buen estado y que disponga de ascensor.

fuente: idealista.com/news

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *