Compartir

Se van a buscar domicilios donde pasar más tiempo por el teletrabajo y poder hacer deporte

Imagen from pexels

Si el bolsillo lo permite, igual de interés tendrá buscar un piso apostando por la ubicación (cerca del trabajo, del colegios de los hijos y de los padres) como por que cuente con una terraza o un espacio común para hacer deporte, dado que el teletrabajo ha venido para quedarse en un porcentaje elevado en España, siguiendo el impulso que está adquiriendo en Europa como consecuencia de la crisis sanitaria por la COVID-19.


Así lo plantea en una entrevista a la Agencia EFE el ingeniero Juan Fernández-Aceytuno, experto en vivienda y consejero delegado de Sociedad de Tasación, quien observa un escenario en el que, con una vacuna para la COVID-19, el interés por las terrazas o los espacios comunes van a cobrar mucho interés para practicar deporte.

pexels

“En la adquisición o alquiler de una vivienda la tendencia va a ser que, si se puede elegir y hay recursos, el acceso al ático, a un espacio común o a contar con una terraza para hacer ejercicio va a ser un parámetro que se va a mirar mucho más que antes. Creemos que, a medio o largo plazo, el teletrabajo va a hacer que la gente pase mucho más tiempo en su vivienda”, afirma Fernández-Aveytuno.

El panorama que va a quedar después del coronavirus ya empieza a intuirse y, aunque aún existen claroscuros, si el teletrabajo acaba imponiéndose “este nos va a robar entre 4.000 y 5.000 pasos a diario, que son los que dábamos cuando íbamos al trabajo y nos movíamos en nuestro centro de trabajo, y habrá que compensarlo en casa”.

El Consejero Delegado de Sociedad de Tasación considera que vamos hacia «un mundo más sostenible, sensato y equilibrado» y que los carriles bici en las ciudades y localidades grandes van a ser los grandes protagonistas en un futuro inmediato: «La bicicleta va a adquirir un rol más importante, no tanto por apartar al vehículo, como por no utilizar el transporte público, por los riesgos de contagio en las multitudes».

«Me consta que en los ayuntamientos se está reforzando la idea de los carriles bici», subraya Juan Fernández, para quien el teletrabajo también obligará a cambios en las oficinas, donde considera que se seguirá haciendo «una labor que no se puede realizar en el teletrabajo, pero donde el espacio se readaptará más a centros de reunión o ‘coworking’ para la misma compañía».

Photo from pexels

«Todos estos centros, como mínimo hasta que no tengamos una vacuna, deberán de ser desinfectados cada día, y no tardaremos mucho en que se legisle para que los centros de trabajo, así como los espacios comunes, como pueden ser un gimnasio o una piscina, deban adquirir una certificación de ‘libre de COVID-19’, pues de lo contrario ni abrirán ni la gente acudirá», añade Fernández-Aceytuno.

El experto inmobiliario asegura que las reflexiones que se están haciendo ahora en el sector inmobiliario contemplan, a corto plazo, la desescalada progresiva del confinamiento, «en la que aún no vamos a tener seguridad al cien por cien de que todo esté limpio y con la ciudadanía inmune, pero que sí vamos a poder acceder a un mundo que va a ser diferente».

«Hay otro escenario, más a medio plazo, que es un mundo con una vacuna para la COVID-19. Y en este escenario creemos que el teletrabajo se mantendrá de forma parcial o en un porcentaje muy importante, como por ejemplo estamos viendo ya en Alemania, donde el 25% de alemanes que ha hecho teletrabajo lo quiere mantener», apunta.

«El teletrabajo está para quedarse y esto tendrá impacto en la vida de las personas, en las viviendas y en la forma en la que las personas practicarán deporte», insiste Fernández-Aceytuno, quien considera que, sin una vacuna, «los espacios comunes no tienen ningún interés».

pexels

“Un gimnasio o piscina comunitaria están cerrados pero, con vacuna, sí que van a estar disponibles. Pensamos que, ya con vacuna, los espacios comunes van a ser valorados. Nosotros vemos tendencias de hábitos que se han visto en una vivienda durante el teletrabajo: rutinas de entrenamientos, sesiones online de gimnasio, bicicletas con rodillo, cintas para correr o clases de golf. Hemos convertido cuartos de estar en despachos de oficina y dormitorios en gimnasios”, resume.

fuente: https://www.larazon.es/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *