Compartir

Por Beatriz Mellizo – interiorista

Podemos afirmar que no existen dos casas iguales, incluso cuando hablamos de dos casas con los mismos metros cuadrados, con una misma distribución interior, de una misma comunidad de vecinos.

Cada vivienda respira un aire diferente que viene marcado por el estilo de vida y personalidad de sus moradores.

Estamos llegando al final del verano, muchos de vosotros estaréis ya de vuelta de las vacaciones y otros estáis apurando los últimos días, la época ideal para terminar de arreglar en nuestro hogar lo que vamos posponiendo durante todo el año. Así que nos ponemos manos a la obra y pintamos por fin el dormitorio, amueblamos la terraza o ese cambio de residencia que tanto deseamos.

 Sea cual sea lo que necesitemos hacer en nuestra casa, o si nos encontramos de vacaciones o no, unos pequeños cambios nos…

  • revitalizarán el espacio
  • darán nuevas energías
  • se adaptarán a ese momento concreto de nuestras vidas.

Al fin y al cabo nuestras viviendas son un reflejo de nosotros mismos.

«Te propongo varias ideas que harán que los espacios parezcan totalmente nuevos.»

 En algunos casos basta con un poco de pintura en el dormitorio, incluso podemos hacer nosotros mismos gastando poco dinero, podemos renovar los muebles que ya estamos cansados de ver o empapelar una pared para resaltar y darle personalidad propia.


1. Decorar las paredes con cuadros.

Este es un recurso que se puede aplicar de múltiples maneras dependiendo del resultado que quieras buscar, añadirás el doble de estilo si mezclas marcos de diferentes formatos y colores.

Imagen de Vicki Linck Interiors

 Los cuadros en tonos neutros de dentro de una misma gama cromática le darán a tu estancia un aire más sosegado.

… Puedes usar cuadros de vivos colores sobre una pared blanca o sobre una pared de un color vibrante, reavivará el espacio y conseguirás que no pase desapercibido. Su efecto es espectacular sólo empleando un poco de imaginación.

Imagen de Scott Hile
Imagen de Revista Micasa
Imagen de Revista Micasa
Imagen de La Garbatella
Imagen de La Garbatella
Katrina Chamzay
Imagen de Katrina Chamzay

2. Papel pintado.

Hace años se volvió a poner súper de actualidad el uso del papel pintado, y es que es tan grande la oferta de diseños que encontrarás en el mercado que te será difícil elegir sólo uno.

 El consejo es que sólo lo uses en zonas muy concretas, para resaltar una zona determinada, en una o dos paredes a lo sumo, si no podríamos caer en el error de conseguir que nos quede demasiado recargado.

Imagen de Murals Wallpaper
Imagen de Murals Wallpaper
Imagen de Esta home
Imagen de Esta home

Los tonos neutros siempre son un acierto seguro para conseguir un ambiente Boho Chic combinando con materiales naturales en mobiliario y accesorios decorativos.

 Podemos encontrar infinidad de diseños:

  • florales
  • geométricos
  • imitaciones a piedra y ladrillo…

 

Los que tienen un estampado pequeño son ideales para espacios reducidos pues conseguirás sensación de profundidad, los de motivos grandes debemos reservarlos para paredes amplias y que tengan un gran espacio visual, así no restaremos el protagonismo que le queremos dar.

Imagen de Etsy
Imagen Etsy

La versión XL de los papeles pintados o Murals Wall Paper, son realmente espectaculares, como si de un trampantojo se tratara, emulando una pintura fresca con una realidad asombrosa, consigues carácter y personalidad, no dejando pasar desapercibida ninguna estancia en dónde ellos se encuentren.

Una apuesta arriesgada sólo para l@s más atrevidos.

3. Restaurar nuestros muebles.

Cuando estamos aburridos del color de esa madera, o decidimos darle uso en otra habitación que ya no nos combina con el resto de muebles, podemos darle una mano de pintura y quedarán con unos resultados realmente vistosos.

Imagen de Domoesfera
Imagen de Domoesfera
Imagen de Fabiana Tardochi
Imagen de Fabiana Tardochi
Imagen de Etsy
Imagen de Etsy
Imagen de Non on the Hight Street
Imagen de Non on the Hight Street

En internet encontrareis tutoriales que explican paso por paso cómo aplicar las diferentes técnicas de pintura.


4. Renovar las telas.
Es el recurso que menos trabajo te dará, consiguiendo muy buenos resultados.

Cambiar las cortinas, los cojines, la ropa de cama o retapizar el sofá, el simple hecho de cambiar los colores de las tapicerías harán que tu casa respire un aire renovado, te aportará nuevas energías.

Imagen  de Amaro Sánchez de Moya
Imagen de Amaro Sánchez de Moya

Imagen de sofaworkshop.com

Imagen de Maison du Monde

 Podemos aplicar además muchos más recursos para renovar nuestro hogar, cambiar los suelos, pintar los azulejos de la cocina con pinturas especiales, cambiar las lámparas… ya iremos viendo más opciones para darle un nuevo look a nuestra casa.

Espero que este post os haya dado buenas ideas de cómo hacer que vuestros hogares sean lugares más acogedores, alegres y hacer de ellos un lugar en  el que sentirnos más cómodos. Hasta la próxima!

Beatriz Mellizo Mota – Interiorista

bcmellizo@gmail.com

 

3 comentarios en “Renovarse desde el interior”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *